My Cart
0 0 item(s) - $0.00
Article

¿El secreto para aumentar el placer sexual? Prueba esta rutina de ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son una serie de actividades ideadas para fortalecer el suelo pélvico y mejorar la vida sexual, algunos aspectos del embarazo y el posparto.

Alberto Lázaro
Author
lunes, 7 julio, 2014
Loading ... Loading ...

> Rate this article!

Email
Facebook Twitter Plusone Linkedin

¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Lo primero que debes saber es que se trata de ejercicios que fueron creados por el Dr. Arnold Kegel, para fortalecer los músculos del suelo pélvico y evitar que las mujeres sufran de incontinencia urinaria y tengan que pasar por el quirófano para solucionarla.

Básicamente todos estos ejercicios se basan en contraer y relajar el músculo pubococcígeo repetidas veces, con el objetivo de incrementar la fuerza y la resistencia, y así prevenir o evitar la incontinencia urinaria y otros problemas relacionados.

¿Cuáles son los beneficios de los ejercicios de Kegel?

Los ejercicios de Kegel ofrecen los siguientes beneficios:

  • Incrementar el placer sexual. Los ejercicios de Kegel son esenciales para tonificar los músculos vaginales y volver a una vida sexual normal tras el parto.
  • Eliminar o evitar la incontinencia urinaria agravada por el peso del bebé sobre tu vejiga durante el embarazo.
  • Facilitar el parto al producirse menos desgarros y menos dolor en el posparto.
  • Incrementar la circulación sanguínea en la zona rectal, ayudándote a curar más rápidamente un desgarro o episiotomía y reducir la posibilidad de hemorroides.
  • Evitar el prolapso del útero, la vejiga y otros órganos de la zona, después de tener al bebé.
  • Volver a tus actividades normales después del parto sin temor a la incontinencia cuando rías, tosas, estornudes o saltes.

Ten en cuenta que la incontinencia urinaria tras el parto afecta alrededor del 30% de las mujeres, y las hemorroides a un 50% de las embarazadas. Ambos problemas pueden evitarse haciendo ejercicios de Kegel cada día.

Prueba esta rutina de ejercicios de Kegel

Quizá te preguntes cuándo hacer ejercicios de Kegel, la verdad es que da un poco igual, una vez que hayas identificado los músculos del suelo pélvico, podrás hacerlos cuando y donde quieras. Aún así es mejor si buscas un momento y un lugar en los que puedas star tranquila y relajada.

A continuación te voy a explicar varios ejercicios que puedes probar. Hasta que domines la técnica, es preferible que te tumbes cómodamente boca arriba, con las plantas de los pies apoyadas en el suelo y las rodillas flexionadas. Mantén toda la espalda sobre el suelo, sin que quede ningún hueco en la zona lumbar.
Si no puedes conseguirlo, coloca una almohada en el hueco lumbar. Intenta imaginarte como tiras de los músculos hacia arriba. Hazlo lentamente, concentrándote hasta que no puedas más. Aguanta, respirando tranquilamente, deja ir muy despacio y relájate. Repítelo unas 15 veces.

Ahora intenta realizar estos ejercicios de Kegel:

1. El lento

Aprieta los músculos como si estuvieras orinando y quisieras detener la orina. Contráelos y manténlos así mientras cuentas hasta 5, respirando suavemente. Luego, relaja los músculos durante 5 segundos más y repite la serie 10 veces.

Intenta aumentar progresivamente el tiempo de contracción y relajación. Empieza por 5 segundos en cada caso hasta llegar a los 20. Cuanto más tiempo consigas aguantar la contracción de los músculos, más fuertes se harán.

2. El rápido

Aprieta y relaja los músculos tan rápidamente como puedas hasta que te canses o transcurran unos 2 ó 3 minutos (lo que suceda primero). Empieza con 10 repeticiones, 4 veces al día, hasta alcanzar las 50 repeticiones diarias.

3. El ascensor

Este ejercicio requiere cierta concentración, pero sus resultados son muy buenos. Tu vagina es un tubo muscular con secciones en forma de anillo dispuestas una sobre otra. Imagínate que cada sección es una planta diferente de un edificio, y que subes y bajas un ascensor tensionando cada sección.

Empieza subiendo el ascensor suavemente hasta la primera planta, aguántalo durante un segundo y sube hasta la segunda planta. Sigue subiendo tantas plantas como puedas (normalmente no más de 5).
Para bajar, aguanta también un segundo en cada planta. Cuando llegues abajo, intenta ir al sótano, empujando los músculos pélvicos hacia abajo durante unos segundos (tal y como si estuvieras de parto).
Finalmente intenta relajar por completo la musculatura durante unos segundos. Sobre todo, no te olvides de respirar pausadamente y de no realizar el ejercicio con ayuda de los músculos abdominales.

4. La onda

Algunos músculos del suelo pélvico están dispuestos en forma de 8, pero con 3 anillos. Un anillo se sitúa alrededor de la uretra, otro alrededor de la vagina y el último alrededor del ano. Contrae estos músculos de adelante hacia atrás y relájalos de atrás hacia adelante.

Haz estos ejercicios tantas veces como puedas al día. El objetivo es conseguir realizarlos sin que se noten. Cuando empieces a hacerlos, podrán parecerte incómodos o raros, pero pronto verás que podrás llevarlos a cabo sin que los demás se den cuenta.

¡Felices agujetas!

Sigue leyendo: 5 ejercicios aeróbicos que te pondrán a quemar grasas!

> Rate this article!

Loading ... Loading ...

Leave a Comment

4 Comments
banner