10 Snacks que Tienen Menos Calorías de las que Crees

0
0 0 0

Para muchos expertos en nutrición, uno de los factores determinantes para ganar peso es la mala costumbre de “picar” entre horas. Y en general, es difícil dejar de lado tal hábito. Sin embargo, comer entre horas no tiene porqué ser algo prohibido. Muchas veces se desconoce el valor calórico real de algunos alimentos que pueden calmar el apetito con muy pocas calorías. Descubre a continuación algunos snacks deliciosos y saludables:

1. Palomitas de maíz. Cuando quieras tomar un snack con muy pocas calorías, las palomitas de maíz serán una buena opción. Algunas marcas para microondas ofrecen 6 raciones, las cuales solo tienen 100 calorías. Joan Salge Blake, portavoz de la American Dietetic Association aconseja este snack porque “nos hace masticar mucho”. También tiene fibra, por lo que es útil para satisfacer el hambre durante más tiempo.

2. Quesadillas. No dejes de preparar esta receta: ralla una onza de queso cheddar bajo en grasas sobre una tortilla de maíz. Dóblala por la mitad y ponla en el  microondas durante 20 segundos. Es  un snack sabroso que tan solo contiene 100 calorías y 1,3 gramos de grasa saturada.

3. Requesón. El requesón es una amplia fuente de proteínas baja en grasa, solo consumiendo 1/2 taza de 14 gramos puedes permanecer sin hambre durante más tiempo. Prueba comer queso cottage con un poco de fruta (como una pequeña cuña de melón) y conseguirás un total de 100 calorías.

4. Catorce almendras. Cuando aparece el deseo de picar, pocas cosas puede haber más convenientes que las almendras. Puedes comer hasta 14 almendras sin llegar a consumir más de 100 calorías. Además, por ser ricas en fibra y proteínas, ayudan a mantener a raya el hambre.

5. Manzana al horno. Las manzanas son una de las frutas más saludables y dúctiles. No solo puedes disfrutar de las manzanas al horno como postre,  también te proporcionan las mismas vitaminas y fibras si las consumes frescas. Se puede incluso espolvorear un poco de canela por encima, sin añadir calorías.

6. Batido de arándanos. Un batido de fruta es una manera deliciosa de obtener un suplemento de calcio y antioxidantes durante el día. Trata de mezclar 1/3 taza de yogur descremado con    2/3 taza de arándanos congelados. “Es muy refrescante y muy frío”, según Blake. De esta forma se frena la ansiedad por tomarlo tan rápidamente.

7. Una taza de cubitos de mango frío.  Es una estupenda forma de adquirir el beta-caroteno y la fibra diaria que necesitas, además de un dulce sabor. Una ración equivalente a 3/4 de taza, tiene tan solo 90 calorías y proporciona el 60% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C.

8. Yogur con pipas de girasol. Pon una cucharita de semillas de girasol en media  taza de yogur natural descremado. Las semillas de girasol le dan textura añadiendo tan sólo 19 calorías. El yogur es una fuente de proteínas y el snack completo tiene menos de medio gramo de grasa saturada.

9. Media patata al horno con salsa. Una patata al horno es un snack sencillo y cargado de vitamina C y pocas calorías. Media patata al horno tiene 80 calorías (la piel está llena de nutrientes). Además, puedes añadir encima una cucharadita de salsa sin aumentar el número de calorías.

10. Delicias de plátano frío. Si buscas formas creativas de agregar más frutas a tu dieta, prueba con el plátano congelado. Corta el plátano en trocitos e insértalos en pinchitos de madera. Cubre cada mitad con una pizca de yogur descremado. Ponlo en el congelador y pronto tendrás un rico tentempié bajo en calorías. Por menos de 80 calorías tendrás un apetecible snack.

About Author

María Becerril es Coach de Salud y Bienestar certificada por The Wellcoaches Company, Boston (MA), con más de 500 horas de coaching en el área de la salud. Ha trabajado durante años en asesoría e información médica, dentro del Área de Neurociencias, y ha sido formadora de profesionales sanitarios y pacientes en el sector farmacéutico. Es Coach Co-activa por The Coaches Training Institute, escuela pionera en la formación en Coaching de Salud en EEUU. Es experta en Programación Neurolingüística y en Eneagrama (Universidad Francisco de Vitoria, Robert Dilts y Instituto de PNL Salvador Carrión, Ph. D). Es diplomada en Naturopatía y se formó en Psicología Positiva. "Tras muchos años conviviendo con la enfermedad y los pacientes, el descubrimiento del coaching de salud y la naturopatía cambió mi comprensión de la salud y del bienestar humano, lo que unido a mi formación en farmacología y documentación médica, me dio el valor para ejercer mi vocación y contribuir a mejorar la calidad de vida de los demás. Mi pasión es trabajar para mejorar la salud y el bienestar de las personas a través del cambio de hábitos y la toma de responsabilidad sobre su propia salud. Creo que las personas siempre pueden conseguir más de lo que desean, porque son más de lo que creen ser".

Leave A Reply