Ejercicios para Disminuir las Recurrencias de la Gota

0
0 0 0

Suelen despertar a la persona a la media noche, siendo intolerable hasta el roce de la sabana. Los episodios de gotas pueden repetirse si no se trata la causa, lo cual dañaría a las articulaciones y a los tejidos circundantes.

Es más frecuente en los hombres que en las mujeres, la frecuencia en las mujeres aumenta después de la menopausia.

Se produce por la acumulación de cristales de ácido úrico en la articulación y entre las personas que tienen mayor riesgo de tener el acido úrico alto están las personas con algunas enfermedades crónicas como:

  • Hipertensión arterial no tratada.
  • Diabetes mal controlada.
  • Hiperlipidemia.
  • Obesidad.
  • La arteriosclerosis.

 

Destacándose que todas estas enfermedades crónicas se benefician de la práctica del ejerció moderado, por lo que también disminuiría el riesgo de presentarse las recurrencias de las crisis de gota. Además que el ejercicio moderado ayuda a mantener la articulaciones, con un rango de motilidad adecuado, a la vez que mejorarían el soporte muscular en las articulaciones.

Ejercicios y Consejos

  • Durante las crisis de dolor no se debe poner en movimiento la articulación. Descanse la articulación afectada hasta que los síntomas de la crisis de gota hayan pasado. Luego podría comenzar a realizar las actividades físicas de rutina diaria.
  • Los programas de ejercicio deberían incluir periodos de descanso y relajación, además del cuidado de las articulaciones. Si es necesario se podrían utilizar dispositivos o aparatos de asistencia que brinden apoyo a las articulaciones para disminuir la presión en la articulación afectada durante las crisis.
  • Los ejercicios aeróbicos (caminar, pasear en bicicleta, ejercicios de intervalos, etc.) de intensidad moderada ayudan a controlar el peso, la hiperlipidemia y la diabetes.
  • La Natación y los ejercicios acuáticos con una frecuencia de 3 a 4 veces por semana. El ejercicio en una piscina o alberca del agua tibia es una opción excelente.
  • La terapia física y ocupacional puede ayudar a las articulaciones a restaurar la fuerza y el aumento del movimiento común.

About Author

Reina Lamardo se graduó de médica en la Universidad Central de Venezuela, en 1993. Durante 2 años tuvo a cargo la Coordinación del Ambulatorio Urbano Nueva Caracas y por 6 años trabajó como residente en la Emergencia de la Clínica Panamericana de Caracas. Realizó estudios de Postgrado en Pediatría y Puericultura, luego desempeñó el cargo de Pediatra en el Centro Médico Pérez Bonalde. Durante el transcurso de su carrera desarrolló numerosos trabajos de investigación en beneficio de la comunidad y publicó escritos en prestigiosas revistas nacionales e internacionales. Actualmente reside en Estados Unidos y trabaja como Directora Médica en SanaSana y Latino Health Magazine. También brinda asesoría con el objetivo de educar al público en general acerca de las enfermedades que más preocupan a la comunidad hispana.

Leave A Reply