sanasana

El Melón amargo y sus efectos secundarios

0
0 0 0

El melón amargo es de origen tropical muy similar a la calabaza. Sus propiedades pueden ayudar a prevenir diferentes problemas de salud. Este té es más popular en países como África, Asia y América Latina, ya que se ha encontrado que su consumo frecuente puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes, Asimismo, se ha comprobado que también puede llegar a combatir células cancerígenas, incluso ya desarrolladas.

Este vegetal es cultivado en zonas tropicales y es usado para alimento y medicamento. Es perteneciente a la familia de las cucurbitáceas y tiene su textura verrugosa. Su sabor es muy amargo. De hecho, entre todos los vegetales comestibles este es el más amargo.

El color de las vainas va de verde claro a verde oscuro, posee una forma oblongas u ovaladas y con una punta afilada en el extremo de la flor. Su interior es de color blanco con semillas rugosas. Cuando está maduro sus semillas son de color rojo.

El melón amargo posee múltiples valores nutricionales como calcio, hierro, fósforo, proteínas, carbohidratos, ácido fólico, magnesio, manganeso, vitaminas A, C y varias vitaminas B. Es bajo en calorías y posee gran cantidad de fibra dietética como ácido linoleicos (ácido graso esencial omega-6) y ácido oleico (grasa no saturada).

Los pacientes con diabetes que buscan algunas alternativas naturales para manejar su enfermedad pueden ver el melón amargo como una poderosa cura, ya que mejora las complicaciones metabólicas por sus efectos sobre la glucosa.

Otros estudios definen que algunos de los componentes del té de melón amargo, posee propiedades anticancerígenas, en el cual los científicos encontraron que el extracto de melón amargo es capaz de frenar el desarrollo de células de cáncer en las mamas.

El melón amargo contiene gran cantidad de antioxidantes como alfa-caroteno, beta-caroteno, luteína y zeaxantina. Asimismo, es rico en vitamina A protegiendo el organismo ante los radicales libres, previene el envejecimiento prematuro y un gran número de enfermedades.

Ahora bien, es muy cierto que la naturaleza nos ofrece una gran variedad de soluciones para mejorar cualquier dolencia que se nos presente por ser un gran laboratorio a nuestra disposición y cuando lo necesitemos. Sin embargo, el problema está cuando lo utilizamos de forma no adecuada o en exceso.

El melón amargo a pesar de tener muchísimos beneficios para nuestra salud, debemos recomendarle que se debe tener precaución cuando decida realizar un tratamiento con éste vegetal.

De acuerdo a algunos testimonios, personas aseguran haber tenido efectos secundarios al ingerir el melón amargo.

Para algunas personas es altamente riesgoso usar el melón amargo, por ejemplo las mujeres que se encuentran en estado de gestación o las que deseen estarlo, debido a que es un estimulador de la amenorrea por lo que puede generar la pérdida del feto  o no permitir una ovulación adecuada. Los aros que le rodea a la semilla de color rojizo  del melón amargo son altamente tóxicos para los niños, ya que les puede generar vómito, diarrea e incluso la muerte.  Los pacientes con complicaciones hepáticas y los que tienen una enfermedad genética llamada deficiencia de glucosa-6-fosfato también deben evitar el uso de melón amargo. Además, puede causar úlceras estomacales, latidos cardiacos irregulares, dolores de cabeza, debilidad muscular y babeo.

Es contraindicado a personas que poseen tratamientos con fármacos para nivelar la glucosa en la sangre como por ejemplo, corticosteroides o medicinas para la infertilidad.

Si bien es cierto que esta especie de calabaza posee muchísimas propiedades que benefician la salud, también es muy cierto que todo en exceso es malo, y peor aún automedicarse. Es por esto que es muy recomendable que antes de cualquier tratamiento es mejor consultar con su médico.

About Author

Reina Lamardo se graduó de médica en la Universidad Central de Venezuela, en 1993. Durante 2 años tuvo a cargo la Coordinación del Ambulatorio Urbano Nueva Caracas y por 6 años trabajó como residente en la Emergencia de la Clínica Panamericana de Caracas. Realizó estudios de Postgrado en Pediatría y Puericultura, luego desempeñó el cargo de Pediatra en el Centro Médico Pérez Bonalde. Durante el transcurso de su carrera desarrolló numerosos trabajos de investigación en beneficio de la comunidad y publicó escritos en prestigiosas revistas nacionales e internacionales. Actualmente reside en Estados Unidos y trabaja como Directora Médica en SanaSana y Latino Health Magazine. También brinda asesoría con el objetivo de educar al público en general acerca de las enfermedades que más preocupan a la comunidad hispana.

Leave A Reply