sanasana

Carnes Buenas para su Salud

0

La carne de conejo es una de las más magras. La carne de cerdo, a la que previamente se le debe retirar toda la parte blanca, es también una carne baja en grasa y colesterol. La carne magra del cerdo contiene entre 60 y 80 miligramos de colesterol por cada 100 gramos, un nivel más bajo que el de algunas carnes de cordero y vaca.

Las carnes rojas más recomendables son, además de la de conejo, el pollo (sin piel), el pavo, la carne magra de cerdo y la carne de ternera magra. Por otra parte, la carne de buey supone una mayor ingesta de grasas saturadas y colesterol.

Las carnes se clasifican por su contenido en mioglobina en: carnes rojas (son las de mayor contenido) y carnes blancas (son las de menor contenido). La mioglobina es una proteína muscular que contiene hierro.

El pescado es altamente recomendado ya que tiene muy poca grasa saturada y su grasa es rica en ácidos grasos poliinsaturados que proporcionan grandes beneficiosos para la salud. Estos ácidos grasos hacen que la sangre sea menos viscosa, lo que protege de la formación de trombos dentro de los vasos sanguíneos. Se recomienda su consumo por lo menos dos veces a la semana.

Según su contenido de grasa, las carnes se clasifican en magras o grasas. Las primeras, que contienen menos de un 10% de materia grasa, son más saludables que las carnes grasas, que contienen mayor porcentaje de grasas (pueden tener hasta un 30% de grasa).
La grasa de la carne puede ser visible o no visible. La grasa visible corresponde a la grasa almacenada, es decir el tejido adiposo y la grasa no visible está íntimamente ligada al tejido muscular. Por lo tanto, puede haber carnes muy grasas que aparentemente no lo son, como es el caso dela carne de pato.

Beneficios de la carne roja magra

  • Son una excelente fuente de proteínas
  • Contienen vitaminas del complejo B: la tiamina (B1), la riboflavina (B2) y la niacina (B3) son nutrientes necesarios para la liberación de energía y para el proceso de crecimiento. La vitamina B12 contribuye a la formación de glóbulos rojos y al funcionamiento del sistema nervioso
  • Alto contenido de hierro. Una dieta deficiente en hierro puede llevar a la anemia, cuyos principales síntomas son fatiga y debilidad. El hierro también ayuda al sistema inmunológico y contribuye a la producción de colágeno

 

Una alimentación balanceada es aquella en la cual todos los alimentos son consumidos en las cantidades adecuadas y de manera variada. En cuanto a la cantidad, una porción adecuada de carne es 3 onzas, aproximadamente, el tamaño de la palma de la mano.

About Author

Reina Lamardo se graduó de médica en la Universidad Central de Venezuela, en 1993. Durante 2 años tuvo a cargo la Coordinación del Ambulatorio Urbano Nueva Caracas y por 6 años trabajó como residente en la Emergencia de la Clínica Panamericana de Caracas. Realizó estudios de Postgrado en Pediatría y Puericultura, luego desempeñó el cargo de Pediatra en el Centro Médico Pérez Bonalde. Durante el transcurso de su carrera desarrolló numerosos trabajos de investigación en beneficio de la comunidad y publicó escritos en prestigiosas revistas nacionales e internacionales. Actualmente reside en Estados Unidos y trabaja como Directora Médica en SanaSana y Latino Health Magazine. También brinda asesoría con el objetivo de educar al público en general acerca de las enfermedades que más preocupan a la comunidad hispana.

Leave A Reply