¿Es Fácil Comer sin Sal?

2
0 0 0

La dieta hiposódica, es decir, con poca sal (sodio), forma parte del tratamiento de muchos trastornos en los cuales se puede producir retención de agua en el cuerpo, sea en el líquido extracelular (como pasa en el caso de insuficiencia cardíaca, infarto de miocardio, insuficiencia renal, etc.) o bien, concretamente en el líquido que circula dentro del aparato cardiovascular (como ocurre en el caso de la hipertensión arterial).

La mayoría de las personas consumen de 4000 a 6000 mg de sodio diariamente, de los cuales, la mayor parte proviene de la sal común y el resto, de numerosos alimentos.

Una dieta baja en sal se lleva a cabo disminuyendo básicamente el consumo de sal común. El consumo medio de sal en las sociedades avanzadas es de 10 a 15 gramos diarios, cuando las necesidades de este producto no superan los 2-4 gramos diarios.

Teniendo en cuenta que la adición de sal está muy arraigada y que las comidas se consideran con poco sabor si no llevan sal, vale la pena tener en cuenta estos consejos prácticos:

  • Es preferible cocinar los alimentos al vapor en lugar de hervirlos, ya que de esta última forma se diluye más el sabor. Es mejor cocinarlos a la plancha o al horno
  • Se pueden condimentar las comidas con otros elementos que añaden sabor y no tienen sal, como el vinagre, el limón, el aceite de oliva, el ajo, la cebolla, la pimienta, el curry, el azafrán, la canela, la nuez picada y las hierbas aromáticas
  • ¿Has probado a presentar las comidas de forma que su aspecto resulte apetitoso? Esto puede compensar en cierto modo, la falta de sabor salado

 

En la actualidad, existen en el mercado muchos productos dietéticos elaborados sin sal, que son aptos para una dieta hiposódica, como salsas, condimentos y comidas elaboradas, aunque muchos de estos productos sustituyen el cloruro de sodio por el de potasio y existen casos en los que tanto el sodio como el potasio están contraindicado, por ejemplo, en casos de pacientes con afecciones renales. Por ello, debes ser cauteloso en la utilización indiscriminada de estos productos.

About Author

María Becerril es Coach de Salud y Bienestar certificada por The Wellcoaches Company, Boston (MA), con más de 500 horas de coaching en el área de la salud. Ha trabajado durante años en asesoría e información médica, dentro del Área de Neurociencias, y ha sido formadora de profesionales sanitarios y pacientes en el sector farmacéutico. Es Coach Co-activa por The Coaches Training Institute, escuela pionera en la formación en Coaching de Salud en EEUU. Es experta en Programación Neurolingüística y en Eneagrama (Universidad Francisco de Vitoria, Robert Dilts y Instituto de PNL Salvador Carrión, Ph. D). Es diplomada en Naturopatía y se formó en Psicología Positiva. "Tras muchos años conviviendo con la enfermedad y los pacientes, el descubrimiento del coaching de salud y la naturopatía cambió mi comprensión de la salud y del bienestar humano, lo que unido a mi formación en farmacología y documentación médica, me dio el valor para ejercer mi vocación y contribuir a mejorar la calidad de vida de los demás. Mi pasión es trabajar para mejorar la salud y el bienestar de las personas a través del cambio de hábitos y la toma de responsabilidad sobre su propia salud. Creo que las personas siempre pueden conseguir más de lo que desean, porque son más de lo que creen ser".

2 comentarios

  1. pregunta me pueden decir si a un plazto de sopa servida en un restaurante al echarle aceite de oliva o limon mejora su calidad en cuanto para rebajar la sal ?

    • Hola Alirio, realmente estarías consumiendo la misma cantidad de sal no la bajaría, lo ideal es que al ir al restaurante pidas una sopa hipo sódica (baja en sal o sin sal), de no ser posible ordena un plato donde puedas estar seguro que puedes bajar la sal.
      Suerte

Leave A Reply