Sexo y Fibromialgia

0
0 0 0

 

Las personas que padecen fibromialgia pueden tener problemas en su vida cotidiana, incluso a la hora de tener relaciones sexuales.

Esta enfermedad, caracterizada por ocasionar dolor en los músculos y rigidez, puede disminuir la libido y afectar el desempeño sexual.

Tener una vida sexual activa es importante para quienes padecen fibromialgia, dado que el sexo aumenta las endorfinas, opiáceos naturales del cuerpo que ayudan a disminuir el dolor y aumentan el bienestar.

Por lo dicho, si tiene fibromialgia, se aconseja que hable con su médico acerca de las opciones disponibles para mejorar su vida sexual.

Disminución de la libido

Algunos medicamentos antidepresivos utilizados en el tratamiento de la fibromialgia pueden causar disminución del deseo sexual. En caso de padecer tal problema, se aconseja que hable con su médico para cambiar la medicación. También puede consultarle respecto del uso de tratamientos naturales, los cuales no causan efectos secundarios como los fármacos.

¿Cómo tener relaciones sexuales si se siente dolor en el cuerpo?

A pesar de sufrir dolor en el cuerpo y en los puntos sensibles, es recomendable que los pacientes con fibromialgia trabajen con sus parejas para poder disfrutar de relaciones sexuales.

Una buena opción es buscar las posiciones sexuales que resulten más cómodas, por ejemplo, si se tiene dolor en la espalda baja, es posible que tener a la pareja en la parte superior o de lado sea más cómodo.

Se aconseja ser paciente a la hora de tener relaciones sexuales, a fin de encontrar la mejor posición y poder disfrutar del sexo sin sentir dolor.

Baño caliente antes del sexo

Un baño caliente puede ayudar a aliviar el dolor de la fibromialgia y permitir que el sexo ocurra sin dolor.

El calor aumenta el flujo sanguíneo, disminuye la rigidez y la inflamación, alivia el dolor muscular y reduce los espasmos musculares.

Combatir el estrés

El estrés puede empeorar los síntomas de la fibromialgia, por lo que también se recomienda manejarlo.

El manejo del estrés pueden incluir una combinación de ejercicios, técnicas de relajación (respiración profunda o ejercicios de meditación), una buena rutina de sueño y una nutrición adecuada.

El ejercicio libera endorfinas, las cuales naturalmente ayudan a combatir el estrés. Por lo tanto, también se recomienda la práctica regular de ejercicio.

Fuente: Web MD

About Author

Alicia Borghi estudió Comunicación Social y se especializó en Corrección de Textos y Redacción Creativa. Trabaja desde hace más de 7 años como Editora y Redactora de contenidos.

Leave A Reply