¿Por Qué Siempre hay Lugar para el Postre?

0
0 0 0

 

Si nos ponemos a pensar en todos aquellas veces en las que nos ofrecieron postre, ¿cuándo dijimos que no?

Si se analiza detenidamente, luego de haber comido una buena cantidad de alimentos (entrada y plato principal) es muy poco probable que aún haya hambre. Entonces, ¿por qué siempre hay espacio para el postre?

Grelina: la hormona del hambre

Investigadores de la Universidad McGill de Montreal, descubrieron que la grelina, la “hormona del hambre”, conocida por estimular el apetito cuando se tiene hambre, también genera ganas de comer cuando hay comida delante de los ojos.

La grelina es segregada por el estómago y envía un mensaje a los receptores en el cerebro diciéndoles que reciban las señales visuales de los alimentos. El cerebro responde y envía la señal nuevamente al estómago avisándole que está listo para comer. Así la mayoría de las personas, tengan hambre o no lo tengan, no se resisten al mensaje y siguen comiendo.

El verdadero trabajo de la grelina es trabajar con otras hormonas para corregir los desequilibrios de energía y apetito, y ayudar a mantener un peso constante.

La liberación de grelina puede ayudar a explicar porqué siempre hay lugar para el postre.

Otro estudio demostró que la grelina funciona del mismo modo aunque no se esté frente a comida real, es decir, cuando se observa una publicidad de comida o una imagen en una revista, también puede aparecer el hambre.

Fuente: Psychology Today

About Author

Alicia Borghi estudió Comunicación Social y se especializó en Corrección de Textos y Redacción Creativa. Trabaja desde hace más de 7 años como Editora y Redactora de contenidos.

Leave A Reply