Secretos para Tener una Alimentación Completa

0
0 0 0

Una vida de aceptación y apreciación por lo que te rodea es el primer secreto para que puedas sentirte en armonía con tu entorno y para que esa energía fluya en tu organismo, manifestándose en el fortalecimiento y el buen funcionamiento de todos los órganos y sistemas del cuerpo. Para tener energía es clave tomar conciencia de la alimentación, los hábitos y las necesidades del cuerpo.

Según dice Marié Morales en su libro “La anti-edad. Secretos para una vida más larga, joven y sana”, las personas se alimentan para recuperar energía, no para agotarla. Para ello, ten en cuenta estos simples consejos para llevar una alimentación completa:

1. Vigila lo que comes

Los países orientales tradicionalmente suelen utilizar una regla básica: comer alimentos vivos y evitar alimentos muertos. No se trata de una incitación al canibalismo, los alimentos vivos y frescos suelen ser ricos en nutrientes y pobres en toxinas, ya que aún no empezaron su proceso de descomposición.

Alimentos vivos son las verduras y frutas frescas, tubérculos como las patatas y los boniatos (sin hongos ni brotes), brotes germinados (de soja, lentejas, cebolla, etc.), legumbres y cereales en grano, algas, etc.

Alimentos muertos son las conservas, alimentos deshidratados (como las sopas en polvo), embutidos, pastelería y pastas refinadas (con exceso de azúcar y grasas hidrogenadas) y la comida rápida (hamburguesas, salchichas, “delicias de pollo” , etc.)

2. Cuida la forma en que comes

La forma en la que se come es importante a la hora de asimilar bien todos los nutrientes de los alimentos. Es importante:

  • Comer despacio, sentado y atento: eso hace comer menos y saborear más. Evitar comer sin pensar mientras se mira la televisión o se trabaja. Evitar comer rápido y con ansiedad, lo que hace comer mucho más de lo que el organismo necesita
  • Hacer comidas frugales: que no te dejen una sensación de empacho, pesadez y necesidad de descanso. Recuerda: es necesario alimentarse para recuperar energía no para agotarla
  • Hacer entre 4 y 5 comidas al día: se trata de aportar energía al organismo periódicamente, cada tres o cuatro horas

3. Cuídate más en situaciones de desgaste

Dado que el estilo de vida actual implica un exceso de estrés (no de actividad física sino de estrés mental) y contaminación (humo de los coches, fábricas, tabaco, ruidos, estímulos visuales y mediáticos), el organismo genera más radicales libres y se produce un exceso de acidificación que rompe el equilibrio gastrointestinal, produciendo un desgaste prematuro. Este desgaste puede ser compensado a través de los nutrientes adecuados (antioxidantes y alcalinos). Sin embargo, aún tomando cinco comidas livianas al día, repletas de los nutrientes necesarios, es difícil llevarlo a cabo cada día.

También vale tener en cuenta otros factores: el estado de las tierras de cultivo (las tierras sobreexplotadas aportan menos nutrientes), el uso de productos químicos en el cultivo y conservación, el tiempo de almacenamiento y transporte, la conservación en
las tiendas y la forma de cocinar los alimentos (los fritos y planchas toxifican los alimentos).

Por otra parte, hay que tener en cuenta las situaciones de desgaste específico para cada persona, por ejemplo: embarazo, menstruación, exámenes, ejercicio físico, etc. Una persona anciana no necesita el mismo aporte de nutrientes que un chico veinteañero. Para cada situación (competición deportiva, crecimiento, época de exámenes) se necesita un complejo de nutrientes específico y concreto.

¿Cuándo tomar los suplementos?

  • Con la comida: complejos vitamínicos en general, antioxidantes
  • Fuera de las comidas: aminoácidos, glucosamina
  • Antes de las comidas: probióticos, fibras, algas
  • Junto con alimentos grasos como el aguacate o el aceite de oliva de las ensaladas: ácidos grasos esenciales, lecitina de soja, coenzima Q10 y vitaminas liposolubles como la A,D,E,K

About Author

María Becerril es Coach de Salud y Bienestar certificada por The Wellcoaches Company, Boston (MA), con más de 500 horas de coaching en el área de la salud. Ha trabajado durante años en asesoría e información médica, dentro del Área de Neurociencias, y ha sido formadora de profesionales sanitarios y pacientes en el sector farmacéutico. Es Coach Co-activa por The Coaches Training Institute, escuela pionera en la formación en Coaching de Salud en EEUU. Es experta en Programación Neurolingüística y en Eneagrama (Universidad Francisco de Vitoria, Robert Dilts y Instituto de PNL Salvador Carrión, Ph. D). Es diplomada en Naturopatía y se formó en Psicología Positiva. "Tras muchos años conviviendo con la enfermedad y los pacientes, el descubrimiento del coaching de salud y la naturopatía cambió mi comprensión de la salud y del bienestar humano, lo que unido a mi formación en farmacología y documentación médica, me dio el valor para ejercer mi vocación y contribuir a mejorar la calidad de vida de los demás. Mi pasión es trabajar para mejorar la salud y el bienestar de las personas a través del cambio de hábitos y la toma de responsabilidad sobre su propia salud. Creo que las personas siempre pueden conseguir más de lo que desean, porque son más de lo que creen ser".

Leave A Reply