Conozca las Complicaciones de la Hipertensión Arterial

0
0 0 0

La hipertensión arterial no controlada provoca daños en las paredes de los vasos sanguíneos y los hace más rígidos, dificultando la respuesta a sustancias vasodilatadoras (las cuales actúan en el nivel de la musculatura lisa de los vasos sanguíneos), lo que finalmente lleva al estrechamiento del diámetro de los vasos sanguíneos e impide que el flujo sanguíneo llegue hasta los órganos. Esto desencadena, a su vez, una señal enviada al corazón para que comience a latir con mayor fuerza a fin de vencer la resistencia arterial y llevar sangre a los órganos.

Ejemplo: es como cuando usted tiene un sistema de riego con mangueras. Cuando la luz de las mangueras se estrecha usted tiene que buscar la forma de aumentar la fuerza del agua para poder regar de la misma manera que lo hacía antes, para eso aumenta la presión de su bomba de agua o reemplaza la tubería por una de diámetro más ancho.

El corazón es un músculo, por lo tanto crece igual que cualquier otro músculo cuando hace ejercicio. En presencia de la presión alta, el corazón se hipertrofia y necesita mayor irrigación sanguínea, ya que las arterias coronarias que lo alimentaban no son suficientes. Por todo esto, el corazón se vuelve más propenso a sufrir anginas e infartos dado que el músculo cardíaco ya no se contrae con igual fuerza y sus paredes se van haciendo flácidas (reteniendo sangre en su interior) y dan origen a la insuficiencia cardíaca.

Los primeros órganos que resultan afectados por la hipertensión arterial no tratada son los órganos claves: el corazón, los riñones y el cerebro.

Al disminuir el flujo sanguíneo en el nivel renal, este comienza a presentar fallas en la filtración sanguínea, ocasionando a su vez aumento de la volemia, lo que agrava las patologías cardiovasculares.

En el nivel del cerebro pueden ocurrir accidentes cerebrovasculares por el daño en los vasos sanguíneos, lo que puede llevar a la ruptura de un vaso sanguíneo (derrame cerebral) o a la hipoxia cerebral (infarto cerebral).

Complicaciones de la presión arterial alta no controlada

  • Aterosclerosis (engrosamiento de las arterias)
  • Ataque cardíaco
  • Insuficiencia cardíaca
  • Derrame cerebral
  • Alteraciones renales
  • Aneurisma. El aumento de la presión arterial puede causar que los vasos sanguíneos se debiliten y se deformen, originando un aneurisma. Si un aneurisma se rompe, podría ser mortal
  • Pérdida de visión. Esta ocurre debido a las alteraciones en los vasos sanguíneos de los ojos, por lo que los médicos suelen realizar un fondo de ojos para visualizar como están los cruces arteriovenosos y si han ocurrido alteraciones debido a la tensión arterial
  • El síndrome metabólico. Son trastornos en el metabolismo del cuerpo (incluyen aumento de la circunferencia abdominal, niveles altos de triglicéridos, lipoproteínas de alta densidad (HDL), colesterol, presión arterial e insulina). Mientras más componentes de este síndrome presente, mayor será su riesgo de desarrollar diabetes, enfermedades del corazón o un derrame cerebral.
  • Problemas de memoria o de comprensión

About Author

Reina Lamardo se graduó de médica en la Universidad Central de Venezuela, en 1993. Durante 2 años tuvo a cargo la Coordinación del Ambulatorio Urbano Nueva Caracas y por 6 años trabajó como residente en la Emergencia de la Clínica Panamericana de Caracas. Realizó estudios de Postgrado en Pediatría y Puericultura, luego desempeñó el cargo de Pediatra en el Centro Médico Pérez Bonalde. Durante el transcurso de su carrera desarrolló numerosos trabajos de investigación en beneficio de la comunidad y publicó escritos en prestigiosas revistas nacionales e internacionales. Actualmente reside en Estados Unidos y trabaja como Directora Médica en SanaSana y Latino Health Magazine. También brinda asesoría con el objetivo de educar al público en general acerca de las enfermedades que más preocupan a la comunidad hispana.

Leave A Reply