Cómo Practicar Sexo Seguro

0
0 0 0

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) afectan tanto a hombres como a mujeres y son una preocupación de salud pública mundial. Se contagian por el contacto sexual que involucra a los genitales, la boca o el recto y también, se puede transmitir de una mujer embarazada a su bebé antes o durante el parto.

Aunque la mayoría de las ETS se pueden curar, otras no, como el HIV (que causa el SIDA), el herpes genital y el virus del papiloma humano (VPH), que pueden causar verrugas genitales y cáncer.

El control de la natalidad cada vez es más fácil gracias a métodos anticonceptivos como  implantes y/o parches, pero no todas las mujeres toleran esta forma de prevenir embarazos no deseados (y estos métodos no previenen el contagio de las ETS).

Las enfermedades de transmisión sexual pueden ser transmitidas por personas que ni siquiera saben que están infectadas, por ello, se recomienda usar protección cada vez que se tengan relaciones sexuales, incluyendo el sexo oral, hasta que estés seguro de que tu pareja no tiene peligro de infectarte o viceversa.

La abstinencia como prevención

En realidad la única forma segura de prevenir una infección de ETS es mediante la abstinencia. Evitar completamente el contacto sexual incluye evitar el coito o el sexo oral.

Hablar de sexo seguro con la pareja

Aunque tu pareja no tenga síntomas de una enfermedad de transmisión sexual, puede estar infectado. Por ello, hablar de enfermedades de transmisión sexual antes de tener sexo con alguien sería un acto de prudencia.

¿Qué tipo de preguntas se deberían hacer antes de tener sexo con alguien?

  • ¿Con cuántas personas has tenido relaciones sexuales?
  • ¿Has tenido relaciones sexuales sin condón?
  • ¿Alguna vez has tenido sexo oral sin protección?
  • ¿Has tenido más de una pareja sexual al mismo tiempo?
  • ¿Has tenido relaciones sexuales con alguien que se inyectaba droga?
  • ¿Te has hecho alguna vez la prueba del HIV? ¿Cuáles fueron los resultados?
  • ¿Alguna vez has tenido una ETS, incluida la hepatitis B o hepatitis C? ¿Fuiste tratado y/o curado?

 

Piensa que algunas enfermedades de transmisión sexual como el HIV, pueden tardar hasta 6 meses antes de que se puedan detectar en la sangre. El herpes genital y el VPH se pueden propagar sin síntoma alguno. Incluso si tú y tu pareja se han hecho las pruebas, deben utilizar condones en las relaciones sexuales. A continuación, pueden repetir el test de nuevo. Los síntomas tales como secreciones, llagas, enrojecimientos o crecimientos en el área genital o el de tu pareja o dolor al orinar, pueden señalar que existe una ETS.

En resumen, ¿qué normas tendrías que seguir para practicar SEXO SEGURO?

  1. No tengas más de una pareja sexual al mismo tiempo: El riesgo de una enfermedad de transmisión sexual aumenta se tienen varias parejas sexuales al mismo tiempo. El sexo más seguro es con aquella pareja que tiene relaciones sexuales sólo contigo. Cada vez que agregas una nueva pareja sexual, estás siendo expuesto a todas las enfermedades de sus parejas anteriores
  2. Utiliza condón: Un condón es la mejor manera de protegerse de las ETS. Los condones de látex y poliuretano no dejan que los virus penetren, por lo que ofrecen una buena protección contra las ETS
  3. Utiliza lubricante a base de agua: De esta forma puedes ayudar a prevenir el desgarro de la piel si hay una falta de lubricación durante las relaciones sexuales. Pequeños desgarros en la vagina o en el ano durante el sexo pueden ser la vía de entrada a tu sangre de enfermedades de transmisión sexual
  4. Evita las duchas vaginales frecuentes: Si eres una mujer y te duchas muchas veces al día, puedes alterar el equilibrio normal de microorganismos de la vagina y aumentar el riesgo de contraer una ETS
  5. Sé responsable. Evita el contacto sexual si tienes síntomas de una infección o si estás recibiendo tratamiento para una ETS o por VIH
  6. Sé fiel a tus límites. No dejes que el alcohol, las drogas o una pareja atractiva te hagan olvidar de protegerte

About Author

María Becerril es Coach de Salud y Bienestar certificada por The Wellcoaches Company, Boston (MA), con más de 500 horas de coaching en el área de la salud. Ha trabajado durante años en asesoría e información médica, dentro del Área de Neurociencias, y ha sido formadora de profesionales sanitarios y pacientes en el sector farmacéutico. Es Coach Co-activa por The Coaches Training Institute, escuela pionera en la formación en Coaching de Salud en EEUU. Es experta en Programación Neurolingüística y en Eneagrama (Universidad Francisco de Vitoria, Robert Dilts y Instituto de PNL Salvador Carrión, Ph. D). Es diplomada en Naturopatía y se formó en Psicología Positiva. "Tras muchos años conviviendo con la enfermedad y los pacientes, el descubrimiento del coaching de salud y la naturopatía cambió mi comprensión de la salud y del bienestar humano, lo que unido a mi formación en farmacología y documentación médica, me dio el valor para ejercer mi vocación y contribuir a mejorar la calidad de vida de los demás. Mi pasión es trabajar para mejorar la salud y el bienestar de las personas a través del cambio de hábitos y la toma de responsabilidad sobre su propia salud. Creo que las personas siempre pueden conseguir más de lo que desean, porque son más de lo que creen ser".

Leave A Reply