Ajo: Propiedades y Beneficios para la Salud

1
0 0 0

 

El ajo es el bulbo comestible de una planta de la familia de las liliáceas. Es utilizado desde hace miles de años como medicina alternativa y también como especia en infinidad de recetas de cocina.

Sus primeros usos se remontan a la época en que las pirámides de Egipto fueron construidas. Incluso tiempo después, durante las dos guerras mundiales, a los soldados se les daba ajo para prevenir la gangrena.

Usos

También conocido por su nombre latino Allium sativum, el ajo se utiliza en la actualidad para ayudar a prevenir enfermedades del corazón (incluyendo aterosclerosis), colesterol alto, presión arterial alta, y para fortalecer el sistema inmunológico. El ajo también puede ayudar a prevenir el cáncer.

Evidencia científica

Colesterol

Algunas pruebas indican que el consumo de ajo puede disminuir ligeramente los niveles de colesterol en la sangre. Los estudios han demostrado efectos positivos a corto plazo (1 a 3 meses).

Aterosclerosis

La investigación también indica que el consumo de ajo puede retardar el desarrollo de la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), condición que puede conducir a padecer enfermedad cardiaca o un derrame cerebral.

Un estudio que duró 4 años encontró que las personas que tomaron 900 mg diarios de polvo de ajo vieron frenado el desarrollo de la aterosclerosis.

Hipertensión

La evidencia sugiere que el consumo de ajo puede reducir levemente la presión arterial, especialmente en personas con presión arterial alta.

Resfriado común

En un estudio las personas tomaron suplementos de ajo o placebo durante 12 semanas. Los que tomaron ajo tuvieron menos resfriados que los que tomaron placebo. Además, cuando se resfriaron, las personas que tomaron ajo notaron que los síntomas desaparecieron más rápidamente que en el caso de aquellos que tomaron placebo.

Cáncer

En tubos de ensayo el ajo parece tener actividad anti-cáncer. Estudios de población sugieren que las personas que comen ajo crudo o cocido son menos propensas a desarrollar ciertos tipos de cáncer, particularmente cáncer de colon y de estómago.

Un grupo de investigadores revisó siete estudios y encontró una reducción del 30% en el riesgo de padecer cáncer colorrectal, entre personas que consumían una gran cantidad de ajo crudo o cocido.

Descripción de la planta

El ajo es una planta perenne originaria de Asia central que puede crecer hasta alcanzar los 2 metros de altura. La parte de la planta comúnmente utilizada es el bulbo, el cual consta de 4 a 20 dientes, y cada diente pesa alrededor de 1 gramo.

Composición

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Maryland piensan que un producto químico llamado alicina es el responsable de los beneficios del ajo y de su olor inconfundible.

En el ajo también hay compuestos que contienen azufre, lo que ayuda a reducir el colesterol, luchar contra las enfermedades del corazón y prevenir el cáncer.

Formas disponibles

El ajo puede ser consumido crudo, cocido, deshidratado o en forma de suplementos.

Los productos de ajo están hechos con ajo entero fresco, seco o liofilizado, aceite de ajo, o extractos de ajo envejecido.

Se recomienda hablar con un médico calificado antes de empezar a consumir suplementos de ajo.

Cómo tomarlo

Adultos
  • Ajo fresco (con clavo de olor molido) 2- 4 gramos por día
  • Extracto de ajo envejecido: 600- 1.200 mg por día en dosis divididas
  • Pastillas de ajo liofilizado: 200 mg, 2 comprimidos 3 veces al día
  • Extracto fluido: 4 ml todos los días
  • Tintura: 20 ml todos los días
  • Aceite: 0,03 a 0,12 ml, 3 veces al día
Niños

Se recomienda hablar con un pediatra respecto del consumo de ajo en el caso de los niños, dado que no se conoce una dosis segura y eficaz.

Efectos secundarios y precauciones

  • El ajo parece ser seguro para la mayoría de los adultos
  • Los efectos secundarios incluyen: mal aliento, acidez, malestar estomacal y reacciones alérgicas. Estos efectos secundarios son más comunes si se consume ajo crudo.
  • El ajo puede diluir la sangre de una manera similar a la aspirina, por lo que se recomienda consumirlo con precaución si se planea una cirugía.
  • Se ha encontrado que el ajo puede interferir con la eficacia de algunos medicamentos utilizados para tratar el VIH
Fuente: National Center for Complementary and Alternative Medicine ; Universidad de Maryland

About Author

Alicia Borghi estudió Comunicación Social y se especializó en Corrección de Textos y Redacción Creativa. Trabaja desde hace más de 7 años como Editora y Redactora de contenidos.

1 comentario

Leave A Reply