Beneficios del Aceite de Linaza en el Tratamiento del Colesterol y la Diabetes

1
0 0 0

 

Cada día se publica más información sobre los beneficios que los aceites vegetales proporcionan al cuerpo humano. El aceite de linaza (Flax seed oil) es uno de ellos, el cual ha sido utilizado durante siglos por sus propiedades curativas.

Propiedades

Las bondades del aceite de linaza se encuentran en el interior de las semillas de lino. Este aceite tiene propiedades terapéuticas útiles para tratar enfermedades de la piel y cardiovasculares.

A través de procesos de extracción del aceite en frío, se obtiene un ácido graso esencial que es es el Omega 3 (ácido linolénico). Los ácidos grasos poliinsaturados (omega 3, 6 y 9) son esenciales para el organismo, ya que no pueden ser sintetizados por el cuerpo y deben ser consumidos mediante alimentación.

Lo importante respecto del consumo de ácidos grasos es el EQUILIBRIO. En este sentido, el consumo actual de Omega 3 ha sido desplazado por el de otros ácidos grasos más como el Omega 6, que se encuentra en el maíz, el aceite de girasol, los productos lácteos, etc.

Es necesario balancear el aporte de Omega 3, para que se regulen las funciones corporales.

El ácido esencial Omega 3, presente en el aceite de lino, cumple funciones básicas en:

  • La síntesis de hormonas
  • La formación de membranas celulares
  • Los tejidos cerebrales y las células nerviosas

 

Además, según las investigaciones recientes, puede proporcionar grandes ventajas en dos patologías clave de nuestro siglo:

Reduce el nivel de colesterol

Se ha demostrado que la ingesta de ácido linolénico disminuye los triglicéridos y previene la formación de coágulos dado que fluidifica la sangre e impide que los depósitos de colesterol malo (LDL) obstruyan las arterias. De esta forma se mantiene la presión arterial y se previenen los ataques cardiacos.

Previene la diabetes

Se ha visto que la falta de grasas poliinsaturadas en la dieta, favorece la aparición de diabetes en los adultos. Las semillas de lino son ricas en lignina y Omega 3, sustancias que mejoran los niveles de azúcar en sangre.

Un estudio anual realizado por la Academia De Ciencias de Nueva York, sugiere que las dietas altas en ácidos grasos Omega 6 favorecen la resistencia a la insulina, pero si se compensa con la ingesta de Omega 3 se puede restablecer la sensibilidad.

Vale tomar consciencia de la importancia de consumir los aceites esenciales menos presentes en la alimentación, sin olvidar que la verdadera necesidad del cuerpo es experimentar un equilibrio entre las cantidades de ácidos grasos Omega 3, 6 y 9 y otras sustancias necesarias para la salud.

About Author

María Becerril es Coach de Salud y Bienestar certificada por The Wellcoaches Company, Boston (MA), con más de 500 horas de coaching en el área de la salud. Ha trabajado durante años en asesoría e información médica, dentro del Área de Neurociencias, y ha sido formadora de profesionales sanitarios y pacientes en el sector farmacéutico. Es Coach Co-activa por The Coaches Training Institute, escuela pionera en la formación en Coaching de Salud en EEUU. Es experta en Programación Neurolingüística y en Eneagrama (Universidad Francisco de Vitoria, Robert Dilts y Instituto de PNL Salvador Carrión, Ph. D). Es diplomada en Naturopatía y se formó en Psicología Positiva. "Tras muchos años conviviendo con la enfermedad y los pacientes, el descubrimiento del coaching de salud y la naturopatía cambió mi comprensión de la salud y del bienestar humano, lo que unido a mi formación en farmacología y documentación médica, me dio el valor para ejercer mi vocación y contribuir a mejorar la calidad de vida de los demás. Mi pasión es trabajar para mejorar la salud y el bienestar de las personas a través del cambio de hábitos y la toma de responsabilidad sobre su propia salud. Creo que las personas siempre pueden conseguir más de lo que desean, porque son más de lo que creen ser".

1 comentario

Leave A Reply