sanasana

5 trucos fáciles para empezar a comer saludable

0

Es importante ingerir las proteínas y vitaminas que necesita nuestro cuerpo desde por la mañana, sobre todo si queremos quedar saciados hasta la próxima comida.

En cuanto a la cena es muy importante hacerla pronto. Si acostumbramos a cenar justo antes de acostarnos ganaremos peso mucho más rápido, especialmente si tomamos comida calórica. Y ¿por qué?. Porque cuando te vas a dormir tu cuerpo también lo hace y tu metabolismo funciona más despacio, por tanto, la comida no se metaboliza.

5 trucos fáciles para empezar a comer saludable

1. Mejor comida fresca

Chicas, imaginad por un momento que tenéis una máscara abierta durante meses, ¡¿pondríais ese producto en vuestras pestañas?!. No por su puesto, bueno, y ¿por qué tantas veces consumimos alimentos pasados o que llevan meses abiertos en nuestra nevera?  No olvides que el ser práctica y rápida puede contraponerse a un “cuerpo sano”.

Consumir alimentos desprovistos de luz y aire o excesiva comida industrial puede ser práctico, pero nunca puede sustituir a una alimentación completa que incluya verduras y frutas de temporada.

Tampoco es recomendable alimentarse a base de comidas congeladas, es mejor planificarse elaborando comida casera, consumir alimentos frescos y preparar la comida en casa. Créeme, ¡te sentirás mejor!.

2. Planifica que y cuando comerás

¿Crees que puedes llevar una dieta correcta sin pensar cuándo y qué comerás?

Como cualquier otra cosa en la que desees tener éxito, asegurarte una dieta rica y variada necesita de un mínimo de preparación.

Igual que planificas tus vacaciones, los días de ejercicio a la semana, u otras cosas importantes en tu vida, te aseguro que si logras establecer una rutina saludable en la confección de tus listas de la compra y menús semanales, sentirás una satisfacción doble, tanto en tu físico como en tu mente.

Planificar compra y menús es la manera de llevar un registro de lo que comes y observar como responde tu cuerpo.

¡Tómate tu tiempo! No olvides que una buena comida debe ser además un gran placer y no solo una responsabilidad.

3. Cuidado con lo que bebes

Muchas personas creen que su exceso de peso se debe a lo que comen, pero son muchos los casos en los que la subida de peso es achacable directamente a lo que beben.

Piensa en esos zumos de frutas tropicales, refrescos de cola, cafés con siropes, alcohol, bebidas con saborizantes, sodio, etc. Recuerda que el agua y los zumos vitaminados con hortalizas hacen que tu cuerpo se limpie por dentro, y es precisamente es lo que te permitirá disfrutar  de esas bebidas “no tan buenas” de cuando en cuando.

4. Aprende a leer las etiquetas de los alimentos

A veces tenemos interiorizada una información con respecto a la comida que no equivale a la realidad. Esto puede hacer que nuestra dieta esté descompensada e impedir tener una buena figura.

Por lo general elegimos un producto porque indica que no contiene azúcares añadidos o grasas perjudiciales pero esto, por desgracia, muchas veces no es cierto.

Algunas marcas harán casi cualquier cosa para incitar a su compra, por lo tanto, se cuidadoso al elegir.

Fíjate en lo que contiene cada producto. A veces “sin azúcar añadido” no significa que no hay nada de azúcar en el producto, sino que no han añadido un extra del mismo aunque los ingredientes por sí mismos pueden ser muy calóricos.

5. No añadas calorías sin sentido

Cuando preparamos la comida buscamos no solo que los alimentos sean de buena calidad sino que tengan un buen sabor. Queremos darle ese puntito de cocinero. Pero ¡cuidado!, puedes incluir salsas, guarniciones, caldos, etc. que añadan un extra de calorías inimaginable.

Un ejemplo práctico: 100 gr de pasta con sal, cebolla, tomate y laurel contienen 115 kcal, pero si en vez de fideos pones raviolis o ñoquis con parmesano o salsas de tomate enlatado puedes consumir mas 457 kcal  por ración.

Evita los aderezos a base de natas, mantequilla o exceso de aceites.

  • 100 gramos de mantequilla contienen 760 Kcal.
  • 100 gr. de nata de leche contiene 400 Kcal.
  • 100 gr de aceite contiene 900 kcal.

Existen muchos aderezos saludables, semillas o especias (canela, azafrán, jengibre, etc.).

Piensa siempre en aumentar el sabor de tus platos, no las calorías!

Si conoces a alguien a quien le pueda venir bien este artículo, considera compartirlo utilizando los botones de abajo y ¡contágiate de salud!

About Author

María Becerril es Coach de Salud y Bienestar certificada por The Wellcoaches Company, Boston (MA), con más de 500 horas de coaching en el área de la salud. Ha trabajado durante años en asesoría e información médica, dentro del Área de Neurociencias, y ha sido formadora de profesionales sanitarios y pacientes en el sector farmacéutico. Es Coach Co-activa por The Coaches Training Institute, escuela pionera en la formación en Coaching de Salud en EEUU. Es experta en Programación Neurolingüística y en Eneagrama (Universidad Francisco de Vitoria, Robert Dilts y Instituto de PNL Salvador Carrión, Ph. D). Es diplomada en Naturopatía y se formó en Psicología Positiva. "Tras muchos años conviviendo con la enfermedad y los pacientes, el descubrimiento del coaching de salud y la naturopatía cambió mi comprensión de la salud y del bienestar humano, lo que unido a mi formación en farmacología y documentación médica, me dio el valor para ejercer mi vocación y contribuir a mejorar la calidad de vida de los demás. Mi pasión es trabajar para mejorar la salud y el bienestar de las personas a través del cambio de hábitos y la toma de responsabilidad sobre su propia salud. Creo que las personas siempre pueden conseguir más de lo que desean, porque son más de lo que creen ser".

Leave A Reply