sanasana

Tips Útiles para Elegir las Proteínas más Saludables

2

Las proteínas son imprescindibles para la formación de las células y la materia prima que forma nuestro organismo. Están compuestas por sustancias denominadas aminoácidos, elementos esenciales para  la vida que tienen origen fundamentalmente en los alimentos, ya que muchos de ellos no pueden ser sintetizados por el propio organismo.

Tanto las proteínas animales como las vegetales tienen buenos efectos sobre la salud:

  • Las proteínas animales se encuentran en los huevos, los lácteos, las carnes y el pescado
  • Las proteínas vegetales se encuentran en las legumbres, nueces y granos enteros. Son excelentes opciones que ofrecen una fuente saludable de fibra, vitaminas y minerales.

 

Las proteínas de origen vegetal, suelen ser llamadas “incompletas”, ya que carecen de algunos aminoácidos esenciales necesarios para poder ser aprovechadas por el cuerpo, para tal fin deben asociarse con cereales, semillas, frutos secos o complementos vitamínicos.

Las proteínas animales son consideradas de “alto nivel biológico” o completas, ya que tienen todos los aminoácidos necesarios para construir los tejidos que el cuerpo necesita. Por ejemplo, 30 gramos de proteína animal son aprovechados al máximo por el organismo. Sin embargo, de 30 gramos de proteínas vegetales, el cuerpo solo aprovecha 14 gramos. En el caso de los cereales, de cada 30 gramos de arroz, el cuerpo humano solo utiliza 21 gramos. La excepción es la soja, que es la proteína vegetal por excelencia y tiene todos los aminoácidos necesarios para ser aprovechada al máximo.

Aunque las proteínas animales son completas, contienen sustancias de desecho que pueden resultar tóxicas para la salud. No es recomendable, por ejemplo, consumir carne roja más de 2 días a la semana.

Las proteínas vegetales, por el contrario, son más saludables debido a que no tienen colesterol ni grasas saturadas. Por ello es necesario equilibrar el consumo de proteínas.

¿Cómo mejorar la alimentación con proteínas saludables?

1. Intenta mezclar. Las dietas más razonables ofrecen suficiente variedad de proteínas para salud. Comer diferentes alimentos brinda toda la cantidad y variedad de aminoácidos que necesita el organismo

2. Elige proteínas bajas en grasas saturadas. Las legumbres, el pescado y las aves de corral tienen muchas proteínas sin grasas saturadas. Hay que evitar las carnes grasas, la leche entera y tomar productos lácteos con moderación.

3. Limita el consumo de carnes rojas y evita la carne procesada. Los expertos en alimentación afirman que las personas que consumen más de 18 onzas por semana de carne roja tienen mayor riesgo de sufrir cáncer de colon. Las carnes de res, de cerdo y de cordero deberían cubrir sólo una pequeña parte de la dieta. Hay que evitar el consumo de carnes procesadas como tocino, perros calientes y fiambres, ya que también ha sido vinculados con un mayor riesgo de padecer cáncer. Opta por el consumo de nueces, queso de soja, pescado y pollo.

4. Come soja con moderación. El tofu y otros alimentos de soja son una excelente alternativa de la carne roja. En algunas culturas, los alimentos de soja son una proteína de primera necesidad, aunque, si no se ha consumido mucha soja a lo largo de la vida, lo más razonable sería no abusar de ella y mantener un equilibrio con otras fuentes de proteínas de origen. Todavía no se conocen los efectos a largo plazo de los suplementos que contienen concentrados de proteína de soja o  extractos como las isoflavonas.

5. Equilibra las proteínas e hidratos de carbono. Si se restringe el consumo de hidratos de carbono procesados y se aumenta la ingesta de proteínas saludables, se pueden regular los niveles de triglicéridos y de colesterol HDL en sangre, lo cual reduce las probabilidades de tener problemas cardíacos u otros trastornos cerebrovasculares. Tomar una combinación proporcionada puede hacer que te sientas satisfecho durante más tiempo.

Recuerda: a la hora de elegir alimentos ricos en proteínas, presta mucha atención a los aditivos y condimentos que vienen junto con las proteínas.

About Author

María Becerril es Coach de Salud y Bienestar certificada por The Wellcoaches Company, Boston (MA), con más de 500 horas de coaching en el área de la salud. Ha trabajado durante años en asesoría e información médica, dentro del Área de Neurociencias, y ha sido formadora de profesionales sanitarios y pacientes en el sector farmacéutico. Es Coach Co-activa por The Coaches Training Institute, escuela pionera en la formación en Coaching de Salud en EEUU. Es experta en Programación Neurolingüística y en Eneagrama (Universidad Francisco de Vitoria, Robert Dilts y Instituto de PNL Salvador Carrión, Ph. D). Es diplomada en Naturopatía y se formó en Psicología Positiva. "Tras muchos años conviviendo con la enfermedad y los pacientes, el descubrimiento del coaching de salud y la naturopatía cambió mi comprensión de la salud y del bienestar humano, lo que unido a mi formación en farmacología y documentación médica, me dio el valor para ejercer mi vocación y contribuir a mejorar la calidad de vida de los demás. Mi pasión es trabajar para mejorar la salud y el bienestar de las personas a través del cambio de hábitos y la toma de responsabilidad sobre su propia salud. Creo que las personas siempre pueden conseguir más de lo que desean, porque son más de lo que creen ser".

2 comentarios

  1. Hola. Yo se que es muy bueno ingerir proteínas y vitaminas, por eso yo cocino mucha sopa de verdura. Sin embargo me han comentado que al hervir las verduras elimino todas sus propiedades beneficiosas para la salud. Es cierto?

    • Hola Laura,
      Con relación a la sopas de verduras, si es cierto que al cocinarlas se pierden algunos nutrientes, pero sin embargo aportan al organismo nutrientes en menor grado que si estuvieran crudas. Fíjate en el caso del tomate, podríamos al cocinarlo, conseguir mayor cantidad de licopeno ya que se facilitaría con la cocción romper la membrana y podríamos obtenerlo y absorberlo más fácilmente, pero la proporción en otras vitaminas estaría disminuida. Es por tanto aconsejable siempre un balance, pero con preferencia hacia el consumo de vegetales y frutas frescas y crudas.

      Muchas gracias por visitar nuestro blog.

Reply To Laura Cancel Reply